A Luis Díaz apenas le dio tiempo de hacer maletas, empacar la valiosa medalla que se ganó el sábado y venirse para Costa Rica a entrenar con la Selección Sub 23.

El volante nicoyano se acaba de coronar campeón de la MLS con su equipo, el Columbus Crew. Pero, comprometido como está con poner su talento a disposición del fútbol nacional, viajó de una vez para incorporarse desde el martes al ciclo de trabajo que realiza la Preolímpica esta semana.

“Dios me dio la bendición de ganar ese título (en Estados Unidos) y ahora vengo para aportar todo lo posible. Faltan cosas por afinar, pero todavía tenemos tiempo”, afirmó tras la práctica de este miércoles.

“Allá la liga es muy física, hay jugadores de gran nivel. Es importante ese roce que se aprende con los compañeros e incluso con el equipo contrario”, añadió.

El director técnico Douglas Sequeira hizo una convocatoria en estos días para ir perfilando el equipo que buscará uno de los cupos de Concacaf en el Preolímpico del año próximo. La fecha todavía no está anunciada, pero obviamente deberá ser en los primeros meses del 2021, dado que el inicio de la cita de Tokyo está programado para el 23 de julio.

Será un año cargado de retos para Luis Díaz. Además de los compromisos con su club y la Sub 23, su nombre ya se hizo habitual en los llamados de la Selección Mayor.

“Habrá muchas oportunidades y por supuesto que la ilusión es poder clasificar a los Juegos Olímpicos, entre otras metas”, comentó el veloz mediapunta guanacasteco.

Además del aporte de los legionarios, el grupo Sub 23 se nutre con la experiencia de jugadores que figuran como titulares en el Campeonato Nacional. Es el caso de Kevin Espinoza (Guadalupe), un recio baluarte de la defensa.

“Era importante este microciclo, teníamos rato de no entrenar casi todos juntos. Era necesario para refrescar la idea y tener claro lo que el profe quiere”, afirmó.

Espinoza recordó que ya traen una base de trabajo acumulado desde que inició este proceso. Sin embargo, en el mundo del fútbol cada minuto se debe aprovechar, sobre todo en un año que tanto castigó el calendario de las selecciones.

“Aquí estamos compartiendo con los compañeros que vienen de fuera y que tal vez uno no los conoce tanto. Todo esto ayuda bastante al equipo”, concluyó.