La Selección Sub 23 reúne a jugadores acostumbrados a ponerse diferentes sombreros a lo largo del año. Randall Leal es uno de esos hombres: combina los desafíos de su club en la MLS con los ciclos de trabajo en la Mayor y la Preolímpica.

El volante ofensivo es uno de los convocados por Douglas Sequeira para la actual semana de trabajo. El mes pasado también se había puesto la camisa de la Tricolor absoluta, para la gira de partidos por Europa; además, defiende los colores del Nashville SC en la liga profesional estadounidense.

“Son procesos, equipos y formaciones diferentes. Lo más importante es estar atentos a escuchar y aprender”, afirmó este jueves antes de iniciar el entrenamiento de la Sub 23.

Para todos los jugadores, tener la oportunidad de cerrar el año haciendo fútbol es una gran noticia, después de meses de incertidumbre provocada por la pandemia.

“Han sido tiempos difíciles para todos, pero Dios nos tiene aquí con vida. Venir a la Selección siempre es algo muy positivo”, añadió.

Leal cuenta con un sólido bagaje de liga menor que le permitió integrarse a selecciones nacionales desde que era muy joven. El próximo mes cumplirá 24 años, pero seguirá siendo elegible para la Olimpiada pues FIFA decidió correr la edad límite debido a que los Juegos de Tokio se pospusieron doce meses.

“Tengo muchas metas para el próximo año. Tratar de mantenerme en la Sub 23, porque clasificar a esos Olímpicos sería algo muy grande para el país; además, tratar de ganarme un campo en la Mayor y en general mantener el nivel, ser constante”, agregó.

El actual grupo Sub 23 está compuesto por futbolistas del medio local más cuatro legionarios, entre los que se cuenta Leal. “Han sido entrenamientos muy provechosos, pese a no tener el equipo completo. Todos los que estamos aquí ponemos nuestro granito de arena, tratando de captar lo que quiere el profe Douglas”.

Por su parte, el preparador físico Adrián Acosta explicó que es normal trabajar con un conjunto donde las realidades son diferentes. “Sabemos que algunos jugadores compitieron el fin de semana, otros viajaron desde afuera, a otros los clubes los enviaron a vacaciones una semana antes de volver a entrenar. Aquí lo importante es comunicarse con ellos, utilizar las herramientas para controlar las cargas e ir viendo cada día las sensaciones que los muchachos vayan arrojando”, explicó.

Acosta añadió que ya están planificando el 2021, de cara al Preolímpico (el cual esperan para los primeros meses). “Este año teníamos pensado hacer un tipo de campamento antes de que se disputara el torneo en Guadalajara (suspendido por la emergencia sanitaria mundial). Ahora es más complicado, pero igual ya estamos estructurando el trabajo”, comentó el especialista de la parte física.