A vísperas de un nuevo año, la Selección Mayor femenina ve con ilusión y muchas expectativas lo que le puede traer el 2021: jugar en casa y de visitantes una eliminatoria mundialista bajo un formato totalmente nuevo.

Para la legionaria, capitana y referente de la Tricolor, Shirley Cruz, la emoción por recibir un nuevo año, poder entrenar con la Selección y prepararse al máximo con sus clubes es total de todas las jugadoras, quienes desde ya se visualizan jugando esa eliminatoria.

Shirley Cruz 2“Somos conscientes de lo que se va a venir, ahora cada una a trabajar en sus equipos, que se organice el campeonato y que mejoren el formato para que nosotras podamos aprovechar todo lo que se pueda los microciclos de la selección para llegar preparadas a noviembre”, dijo.

La semana pasada la Tricolor concluyó dos semanas de microciclo, que al inicio eran para observar nuevas jugadoras y ver el nivel en el que se encontraban las seleccionadas, pero luego tras la noticia del cambio de formato fue cada minuto pensando en llegar de la mejor forma a esa competencia.

“Al inicio cuando llegamos (entrenamientos) sabíamos que era un año sin competencia, cuando se da este cambio hay otra mentalidad y más retos. Cada una está tomando la responsabilidad y tendrá que prepararse en sus clubes y llegar bien físicamente para que a la profe se le sea más fácil dar la lista para ese torneo”, comentó Cruz.

Además, con mucha ilusión Shirley describió con esta frase lo que representa poder recibir aficionados en las graderías, si la situación de la pandemia lo permite para entonces: “El fútbol es una fiesta y esperamos con ellos (afición) vivir un momento extraordinario”.

“Todos los deportes estamos esperando que se pueda jugar con público, porque son un apoyo extra, es como dicen el doceavo jugador presente en el fútbol, entonces esperamos con ansias que ya puedan asistir. Es la primera vez que se da esto de tener un partido oficial en casa para una eliminatoria mundial”, añadió.

Sobre la competencia que se vislumbra para el próximo año, la capitana comentó que con lo visto en los microciclos de este mes de diciembre, quedó claro que será dura.

Priscilla Tapia“Es bonito porque hay muchas jugadoras que no tenían experiencia entrenando con selección mayor y a algunas se les notaba…Es una mezcla bonita y poco a poco se irá dando ese cambio, las jugadoras salieron contentas y que cada una se lleve lo positivo y lo ponga en práctica en los clubes”, comentó.

Por su parte, la jugadora Priscilla Tapia -quien es una de las porteras de la Selección Nacional y compite por un puesto con arqueras como Dinnia Díaz, Noelia Bermúdez y Fabiana Solano- ve con mentalidad muy positiva la competencia que tendrán el próximo año.

“La competencia sana te ayuda a crecer como jugador, acá en la portería es muy bonita y hay que seguir trabajando para lo que viene, para esperar recibir una nueva convocatoria”, concluyó.