Ser portera nunca es un trabajo fácil. Se necesita flexibilidad, rapidez y valentía para estar bajo los tres palos. Su labor es defender la portería a capa y espada, pero también ser líder en el sector defensivo de todo un equipo.

Eso lo tienen muy claro las jóvenes arqueras Daniela Gómez y Fiorella Varela, quienes reparten sus entrenamientos entre la Selección Femenina Sub-17 y la Sub-20. Para ellas es importante demostrar en cancha el deseo de conformar una representación patria.

Con tan solo 16 años, la portera Daniela Gómez lucha en cada entrenamiento por defender el marco de la Tricolor y reconoce que es un gran compromiso el que está en juego.

“Ser portera es una responsabilidad grande. Saber que eres la única que tiene el valor para ponerse delante de un marco y atajar todo lo posible. Estar en la Selección es un orgullo, primero por representar este lindo país y segundo saber que se debe cargar con esa gran responsabilidad” comentó Gómez.

Desde temprana edad, Daniela Gómez decidió convertirse en su mejor versión como portera, siguiendo los pasos de su padre, quien le enseñó a no temer debajo del travesaño y crecer poco a poco como profesional.

“Todo empezó porque mi papá era portero y desde muy pequeña me enseñó hasta que me llegó a gustar. Continué practicando hasta llegar donde estoy ahora (…) Mi mayor miedo al inicio era el tamaño, porque saber que uno es pequeño con un marco muy grande hacía que yo pensara que nunca iba a llegar a tapar ningún balón, pero lo fui superando” añadió Gómez.

Por su parte, Fiorella Varela, con tan solo 17 años, considera que es complicado encontrar mujeres que les guste defender la portería, y que es una posición que representa mucho trabajo y compromiso.

“Todo el mundo sabe que el trabajo en la portería es muy complicado, tal vez por eso cuesta encontrarlas. Es una disciplina muy dura y los entrenamientos son muy fuertes, siento que por ahí va el trabajo diario de ir mejorando poco a poco e ir aprendiendo (…) Yo no planee ser portera, en la escuela necesitaban una para un partido y accedí, desde ahí nació ese amor, fue algo que nunca había hecho y me llamó la atención de que todo era muy diferente, como por ejemplo la dinámica y la técnica” comentó Varela.

Varela, actual campeona nacional con el Club Sport Herediano, nos comentó que mantener una buena disciplina y organización en sus tareas diarias es importante para cumplir con los entrenamientos y el estudio, siempre aspirando a ser mejor profesional en ambas áreas.

“En el colegio entrenaba en la mañana y luego me alistaba para ir a estudiar después. Me llevaba los tacos y guantes y así sucesivamente. Tenía que acomodarme y buscar algún tipo horario en el que se me hiciera cómodo para entrenar y así poder continuar con mis estudios” añadió Varela.

Las porteras de las selecciones femeninas son dirigidas por el preparador de arqueras Eli Ávila, quien en cada sesión en cancha, les exige al máximo para buscar inyectarles la intensidad que exige el fútbol mundial.