La central Saphire Stockman inició el año de la mejor manera. El 2021 le trajo a la réferi el gafete FIFA, mismo que conlleva un peso extra en su labor.

Nacida en Kansas, pero con el corazón costarricense (llegó al país hace 10 años), Saphire se propone seguir creciendo en el arbitraje nacional.

Su nombre ya es común en las designaciones del campeonato femenino, incluso ya actuó como cuarta árbitra en la primera división masculina.

“Venimos de un año complicado a nivel personal y profesional, así que espero este 2021 con muchas oportunidades y saber aprovecharlas. Tengo muchas esperanzas en este nuevo año”, dijo Saphire.

Su actitud positiva la distingue, así como su profesionalismo. A sus 31 años llegó el premio al sacrificio y la constancia.

“La verdad portar el gafete FIFA tiene una responsabilidad mucho más grande. Siempre uno va a estar comprometida con el trabajo, los entrenamientos, cuidarse en la alimentación. Esto significa estar preparada para cualquier oportunidad que se presente”, comentó.

“Para llegar aquí uno requiere mucho sacrificio y seguirá así para mantenerlo. Es mi primer año y solo pienso en seguir con el gafete FIFA”, añadió Saphire.

Desde hace 15 años se dedica al arbitraje y ha visto cómo su campo profesional crece de la mano del fútbol femenino. “La liga femenina ha crecido y el nivel de las árbitras también. Uno sigue trabajando para seguir haciendo lo mejor en la cancha que es donde más importa”, indicó.

Saphire enfrenta el 2021 con la alegría de saber que nuevos retos se le avecinan a su carrera.