Conocido como el árbitro policía, Cristian Rodríguez combina su ocupación como réferi de la Primera División con su trabajo en la Fuerza Pública.

Por más de 19 años Cristian desempeña su profesión de policía haciendo respetar las leyes en la calle y 13 años impartiendo justicia dentro de un terreno de juego.

“El tema de la Fuerza Pública y el arbitraje son muy similares, conlleva el tener autoridad y poner orden, tratar de lograr acuerdos entre personas que no lo hacen así y hacer cumplir o respetar la ley”, afirmó.

Ambas ocupaciones le permiten a Rodríguez ser un mejor profesional, ya que cada una le ha enseñado cosas importantes para implementar en las respectivas funciones de cada trabajo.

“Las dos me han enseñado mucho porque son una línea muy similar, una va de la mano con la otra; por lo menos en mi caso. Me ha ayudado en la capacidad de tomar decisiones bajo mucha presión, me ha ayudado tanto en la Fuerza Pública como en el arbitraje, y en la parte de la condición física que es indispensable en una y en otra”, comentó el silbatero.

Sobre cómo lleva el día a día con trabajos de tanta exigencia de entrenamiento y tiempo, Cristian fue claro en que pese algunos sacrificios, él disfruta todos los días lo que hace.

“Hay que sacrificar bastante, debo acomodar mi horario de entrenamiento con mi horario laboral, a veces en horas de la madrugada o en la tarde-noche, pero es una cuestión de organización, porque se disfruta lo que se hace”, indicó.

Rodríguez comentó que en las calles lo reconocen y las personas le preguntan si es el árbitro que ven por televisión.

“Mucha gente cuando me ven uniformado se acercan y me dicen si soy el policía que es árbitro, y muchos me conocen por mi nombre o como el árbitro”, dijo.

Sobre las expectativas de este año, Rodríguez concluyó indicando que espera lograr metas que no pudo el torneo anterior y dar el mayor compromiso y sacrificio para intentar sacar los mejores resultados posibles.