Después de un viaje bastante largo, la Selección de Costa Rica arribó la tarde de este lunes a Zenica, localidad en la que disputará su primer encuentro amistoso de las fechas FIFA de marzo, ante Bosnia Herzegovina.

La baja temperatura y la nieve se convirtieron en las anfitrionas de la Tricolor tras su arribo a suelo bosnio, condiciones climatológicas que no impidieron que los seleccionados nacionales se instalaran en el hotel de concentración para realizar su primera práctica por la noche.

“A pesar del cansancio creo que estamos bien, con muchas ganas de entrenar para prepararnos de cara a los fogueos. Siempre es importante el trabajo de Selección, porque nos permite retomar la adaptación a los compañeros, así como seguir trabajando en la estrategia que el ‘profe’ desea implementar”, indicó Leonel Moreira.

Retomar las horas fútbol, que les permitan seguir trabajando en la idea de juego, así como ir conformando el equipo que le hará frente a las competencias internacionales que se avecinan, son parte de los objetivos que la Tricolor se trazó para enfrentar los duelos del mes de marzo.

“Independientemente del rival que enfrentaremos, lo que queremos es buscar el trabajo en equipo. Que estos partidos nos ayuden para retomar el ritmo de competencia que necesitamos, pensando en las competencias oficiales”, declaró el volante Allan Cruz.

Ambos jugadores indicaron que en cada fogueo la competencia interna se acentúa, pero es justa y limpia debido a que todos quieren ponerse la camiseta Tricolor.

“Yo tengo claro que el guardameta número uno es Keylor Navas, pero también sé que debo estar listo para cuando se me requiera y por eso trabajo. Reconozco mis cualidades y lo que puedo aportarle a la Selección”, dijo Moreira.

Para el preparador físico de Costa Rica, Erick Sánchez, a pesar de venir de casi 24 horas de viaje el equipo mostró una gran actitud en el primer entrenamiento.

“Hicimos un trabajo más regenerativo, pero los muchachos están muy bien, listos para entrenar y poder sacar adelante el partido ante Bosnia”, manifestó Sánchez.

El preparador físico de la Tricolor comentó el manejo que se le tratará de dar a los legionarios que durante la semana se irán incorporando a la Selección.

“Buscaremos no sobrecargarlos, comprendemos que vienen de un viaje muy cansado por lo que el manejo será un poco diferenciado, pero estamos tranquilos porque sabemos del potencial de cada jugador y de todo lo que pueden dar por el equipo”, señaló Erick Sánchez.

Aún faltan siete legionarios por unirse a la Tricolor, quienes durante el martes y miércoles se incorporarán a los trabajos del equipo nacional.