Con rostros jóvenes y algunos ya más conocidos, la Selección Femenina Sub-20 volvió a la cancha con el objetivo claro de construir un proceso firme que lleve a este grupo hasta el Mundial de esta categoría que se efectuará en nuestro país en el 2022.

El Director Técnico, Harold López, recibió a las seleccionadas con un mensaje directo: el proceso es largo, pero desde ya deben comportarse como representantes del país y entregar el 100% en cada entrenamiento.

“Volvemos a la cancha con un grupo nuevo, pero con la base de la Sub-17 que tenía la profesora Patricia Aguilar, más algunas año 2002 que se pudieron quedar del equipo anterior. Ahora hay que trabajar, hacer lo que nos gusta y mejorar todo lo que haya que mejorar de camino al Mundial”, dijo López.

Y agregó: “La mayoría de las muchachas ya se conocen. No será problema que hagan grupo pues las selecciones femeninas trabajan mediante una misma metodología. Ya con la unión de grupo y con lo que ellas ya conocen, vamos a ir mejorando muchas cosas”.

Al variar la fecha del Mundial, la generación que participará cambió en su gran mayoría. Algunos nombres como Valeria Del Campo, Priscilla Chinchilla y Sofía Varela no tuvieron la oportunidad de seguir pues no cumplen con la edad.

Sin embargo, aún se mantienen algunas figuras importantes como la delantera María Paula Salas, Yerlin Ovares y Alexandra Pinel, esta última incluso tiene experiencia en Selección Mayor.

“Muy contenta de volver y representar los colores de Costa Rica, con compañeras nuevas pero esperando poder hacer un bonito grupo. La unión entre nosotras será trascendental, pues hace que haya un mejor complemento dentro de la cancha”, señaló Pinel.

Por su parte, Celeste Jiménez, una de las seleccionadas que viene con el proceso infantil, indicó: “Es una bendición estar acá. Sabemos que venimos a un proceso largo, pero hay que dar todo desde el primer día. La preparación para un evento como un Mundial es trascendental”.

El equipo se mantendrá entrenando con la idea de ir equiparando niveles físicos.