Penalty, el nuevo balón de las selecciones nacionales de Costa Rica, llegó a los pies de los jugadores de la Tricolor Sub-20 masculina este miércoles.

Los juveniles fueron los primeros en sentir la pelota fabricada con botellas de plástico recicladas y que alcanza los más altos estándares de certificación de calidad de la FIFA.

Los futbolistas tuvieron la oportunidad de jugar con el nuevo balón, en un compromiso amistoso que tuvieron ante el equipo de alto rendimiento del Club Sport Herediano.

Aseguraron que es un balón altamente profesional, más suave y liviano, al que esperan acostumbrarse muy rápido.

“Es muy buen balón, totalmente profesional. Yo que soy portero estoy muy satisfecho con la textura que tiene, lo mismo a la hora de patear que se siente uno cómodo”, dijo el arquero Abraham Madriz.

Y añadió: “Los porteros siempre buscamos que el balón sea lo más noble posible y el balón Penalty lo cumple, no tiene vuelos raros que lo puedan complicar a uno”.

Por su parte, Joshua Quiñonez señaló que “tiene un golpeo diferente, a la hora de recibir el balón se alzaba un poco más, pero es más liviano y las primeras impresiones son muy buenas”.

El balón S11 Ecoknit presenta 0% de absorción de agua; lo que significa que, aunque se esté jugando bajo un fuerte aguacero, la pelota siempre va a tener el mismo peso y dimensiones.

“Es un balón diferente, es más suave y pica más, pero se tuvo buen manejo. Es día a día que hay que acostumbrarse al pique del balón y al toque que hay que darle”, afirmó el jugador Jewison Bennett.

Para fabricar esta pelota se aprovechan 4,5 botellas de dos litros. Con esta alianza estratégica, Costa Rica se convierte en el primer país de Concacaf en utilizar como pelota oficial un balón ecológico certificado por FIFA.