Los seleccionados de Futsal llegaron con un sentimiento diferente al entrenamiento: conocer a los rivales que enfrentará el equipo patrio en el Mundial los llena de emoción, pero los obliga a dar más del 100% en cada sesión de trabajo.

Los jugadores coinciden en que ya conocen a Venezuela y Kazajistán. Contra el primer equipo jugaron hace apenas unos meses atrás en partidos de fogueo, mientras que con los segundos se vieron las caras en el Mundial de Colombia en el 2016.

“Fue una sorpresa que nos tocara Lituania, el anfitrión. Ya jugamos contra Venezuela que lo enfrentamos y sabemos de lo que son capaces y lo que les podemos hacer, así como Kazajistán que los conocemos del Mundial anterior”, dijo Gilberth Garro.

“Ver el sorteo y conocer a los rivales es como sentir que el Mundial es una realidad y el sueño está un poco más cerca. Ver los grupos, sedes y horarios nos llena de alegría y de optimismo para optar por un campo en esa lista final”, añadió el seleccionado.

El equipo lleva ya 2 semanas entrenando. Parte de los trabajos que han hecho se basan en movimientos técnico-tácticos, así como en fortalecimiento en gimnasio. A partir de ahora se vuelve una sana competencia para ver quien se mete a esa lista final de 14 jugadores.

“Es una competencia sana y nos dicen que no nos confiemos y dejemos la última gota de sudor en la cancha. Todos estamos con la misma ilusión y se ve reflejado en los entrenamientos porque son dinámicos, explosivos y con mucha intensidad”, comentó Garro.

Por su parte, José Antonio Guevara indicó que el grupo donde quedaron sembrados no es sencillo, pero están confiados en que el proceso de preparación tendrá un nivel muy alto que les permitirá llegar en óptimas condiciones a la Copa del Mundo que inicia el 12 de setiembre en Lituania.

“Sabemos que debemos trabajar el doble o el triple para clasificar a la siguiente ronda del Mundial, que es la meta que nos hemos propuesto. Es un grupo difícil pero que nos dice que debemos trabajar muy fuerte”, indicó el jugador.

El fin de semana del 4-5 y 6 de junio, el equipo tendrá una concentración cerrada donde el cuerpo técnico aprovechará para trabajar aspectos como el análisis de rivales.