Con la mira puesta en agosto del 2022, la Selección Femenina Sub 20 continúa entrenamientos de cara al Mundial que se realizará en nuestro país.

El equipo que dirige Harold López completó este miércoles un nuevo microciclo de trabajo, similar a otro realizado la semana anterior. La sesión incluyó un encuentro de preparación ante Dimas Escazú, en el Complejo Deportivo Fedefútbol-Plycem.

El grupo seguirá reuniéndose varias veces al mes, para permitir a las jugadoras disputar también el Campeonato Nacional con sus respectivos clubes.

López aprovecha estos espacios para observar nuevos prospectos y llenar de opciones su libreta, mientras se acerque el momento de afinar la lista.

“Estamos viendo otras jugadoras que no habían tenido oportunidad. Siempre decimos que esto sigue abierto para cualquiera que quiera meterse en el grupo y luchar por un espacio con base en nuestra idea de juego”, afirmó el estratega.

El Mundial Sub 20 se disputará del 10 al 28 de agosto del año entrante. Y aunque 12 meses parezca un horizonte muy lejano, en este tipo de procesos es necesario exprimir cada día que esté disponible.

“Vamos por buen camino, falta mucho por trabajar pero hay tiempo para corregir lo necesario”, reflexionó el entrenador.

López detalló que a partir de enero las series de entrenamiento serán más seguidas, de manera que puedan sumar suficientes horas en cancha pensando en la competencia. “A las jugadoras les pedimos que cuiden el rendimiento, que lo sigan haciendo bien aquí y en sus equipos. Nosotros en el cuerpo técnico siempre vamos a ver los partidos del Campeonato y nos agrada ver el nivel que están mostrando”, añadió.

Por su parte, Samira Roper es una de las futbolistas que se entrena con el objetivo de quedar en la lista definitiva. “Es una competencia muy sana, hay que venir a darlo todo a cada entrenamiento”, explicó.

Samira visualiza un Mundial ojalá con estadios llenos y eso alimenta todavía más el anhelo de estar ahí. “Es una gran ilusión representar a Costa Rica, y con más razón si va a ser en el propio país. Sería una gran felicidad si ya puede haber personas viendo los partidos”.