Kaunas, Lituania. Dicen que el carácter se forma a base de pruebas. ¡Que lo diga nuestra Selección de Fútsal! Que después de un cúmulo de pruebas en el camino hoy finalmente está completa e instalada en Lituania, sede de la Copa Mundial de la FIFA.

Las últimas 2 semanas no fueron nada sencillas para el equipo patrio. El primer obstáculo se presentó tan solo un día después de llegar a Portugal para la primera parte del campamento, pues un jugador dio positivo en los controles Covid que se hacen con regularidad.

A partir de ese momento toda la logística cambió, pues el cuerpo técnico perdió por un tiempo no solo a un jugador, sino a 3 seleccionados más y un miembro del cuerpo técnico, quienes por orden de la autoridad de salud portuguesa debieron guardar aislamiento preventivo; aunque en todas las pruebas realizadas dieron resultados negativos.

Con este panorama, se decidió cancelar la gira a Croacia (segunda parte del campamento) y se quedaron en suelo luso para mantenerse entrenando y esperar así a que los compañeros afectados pudieran salir de las cuarentenas para viajar juntos a Lituania.

“La vida nos enseña que más allá de las circunstancias complicadas en las que nos hayamos podido ver envueltos, debemos siempre buscar lo mejor. Cuando se canceló la visita a Croacia decidimos que a todo lo que hiciéramos en Portugal había que sacarle el mayor provecho”, comentó el asistente técnico Alex Ramos.

“En vez de lamentarnos, aprovechamos los partidos que tuvimos en Portugal y aumentamos la cantidad de trabajo en campo con el grupo y estamos sumamente contentos buscando el punto exacto para el debut el domingo”, añadió.

Rumbo a territorio mundialista una prueba más tocó las puertas de la Sele de Fútsal, pues por confusiones que le competen meramente a la línea aérea, 7 miembros de la delegación (5 jugadores y 2 personas del staff) no realizaron el viaje a Lituania el lunes 6 de setiembre y tuvieron que partir un día después.

Finalmente, la Tricolor ya está instalada en Lituania y con el grupo completo. Una buena noticia que llega a inyectar de motivación a un equipo que se ha preparado a conciencia para debutar el próximo domingo en el Mundial, ante Kazajistán a las 9 am (hora de Costa Rica).

“Hemos trabajado muy duro para no venir al Mundial, jugar 3 partidos y devolvernos a la casa, sino que nos hemos puesto una meta clarísima desde el principio y es alcanzar el quinto juego y a partir de ahí todo lo que llegue será una ganancia mayor. Como grupo hemos trazado un punto. A los sueños hay que apuntarles bien alto”, finalizó el asistente.