Birstonas, Lituania. La Selección Nacional de Fútsal cuenta los días para el ansiado debut en el Mundial de Lituania 2021. Entre los últimos detalles que afinan están los trabajos físicos de alta intensidad.

Este jueves en el entrenamiento en suelo lituano, el equipo cerró esas cargas de alta intensidad. Los días viernes y sábado se concentrarán más en trabajos estratégicos y táctica fija. Así lo explicó el preparador físico Marco Vega.

“Han sido días muy importantes en cuanto a la carga, pues son sesiones de muy buena intensidad. Ya para el viernes y sábado el volumen de trabajo disminuye, se enfatiza mucho en trabajo táctico y un poco de trabajo de velocidad de reacción en campo corto”, comentó.

El grupo logró entrenar completo hasta el pasado miércoles, esto porque una serie de pruebas se presentaron en el camino. Un jugador dio positivo por Covid en Portugal y esto obligó a que 3 compañeros más fueran sometidos a aislamiento.

Es por eso que existía la duda de cómo llegarían los futbolistas que no pudieron jugar ni entrenar al igual que el resto de sus compañeros. El preparador físico explica que las sensaciones son muy positivas.

“Varió mucho la planificación al cancelar la gira a Croacia. En Portugal logramos entrenar y los jugadores que estuvieron en aislamiento tuvieron sesiones de trabajo dentro de sus habitaciones. Logramos compensar un poco y viéndolos en el campo las sensaciones de la mayoría fueron muy buenas”, añadió Vega.

El grupo tendrá este viernes su entrenamiento oficial en Kaunas, Lituania. Descansarán el sábado y el domingo 12 de setiembre saldrán a la cancha a entregar alma, vida y corazón en el debut mundialista ante Kazajistán a las 9 am hora de Costa Rica.