Estar en el césped del Estadio Nacional, observar a familiares, amigos y a toda Costa Rica apoyando a La Sele, así se imagina la jugadora María Paula Arce su debut en el primer partido del Mundial Femenino Sub 20.

La volante de 17 años cuenta los días para portar la camiseta de nuestro país y figurar en la gesta mundialista, un camino que fue muy largo, ya que esta seleccionada emprendió su anhelo de estar con la Tricolor desde las tierras de Nicoya cuando tenía 6 años.

María Paula destaca el apoyo incondicional que ha recibido de su familia, su hermano mayor, que fue quien la impulsó en el fútbol, en el caso de su mamá y su papá, que siempre han estado presentes para apoyarla.

Esta nicoyana tiene como principal objetivo dejar un ejemplo para las niñas y jóvenes de Costa Rica, ya que, al estar presente en la Copa del Mundo, desea ser un reflejo de que todo sueño puede hacerse realidad.

En la siguiente entrevista, María Paula cuenta algunos detalles de su historia.

2D7A3308¿Cuándo inicia su deseo de jugar fútbol?

Yo comencé a jugar a los 5 o 6 años aproximadamente, gracias a mi hermano mayor, yo inicié a ir a los entrenamientos de él.

Su profesor vio que yo era una chiquita muy inquieta, que tenía mucha energía, entonces en uno de esos entrenos que fui, él me dijo que viniera a jugar, a divertirme.

¿Cómo ha sido el apoyo de su familia desde Nicoya?

Bueno, mi mamá desde un principio no quería que yo jugara fútbol, con ese miedo de que le van a pegar a la chiquita.

Quería que yo bailara ballet o que tocara piano, pero le salí futbolera, por dicha siempre me apoyó y ahí está apoyándome.

¿Cuáles sacrificios ha tenido que realizar para crecer en el fútbol?

Empecé el año pasado a jugar con la Liga, fue difícil porque soy de Nicoya y tengo toda mi familia y mis amigos allá, pero son cosas que se tienen que hacer para poder lograr mis sueños.

Me vine con 16 años a vivir sola, tenía que limpiar, cocinar, lavar, tenía que hacer todo sola.

Siento yo que la disciplina y la humildad que he tenido me ha ayudado bastante, mi familia y yo sabemos el esfuerzo que he realizado para estar aquí.

¿Qué mensaje le quiere dar a las niñas y jóvenes de Costa Rica?

Sabemos que todo un país va a ver el Mundial, sabemos que muchas chiquitas van a ver el Mundial, quiero que ellas vean que todo sueño se puede hacer realidad.